Un recorrido por el norte de Madrid

octubre 14, 2013 / por / 0 comentarios



La moraleja y el Encinar de los Reyes.

Cuando uno camina por Madrid, mucha veces siente esa sensación de asfixia que provocan las grandes urbes, es en ese momento cuando necesitas un poco de aire limpio, sentarte a la sombra de un árbol y poder escuchar la naturaleza. Muchas personas en este caso se van al Parque del Retiro, pero cada vez más personas se aventuran a escaparse unas horas al norte de Madrid y sus exclusivas zonas residenciales como la Moraleja y El Encinar de los Reyes.

La paz en medio del bullicio

 A 7 kilómetros del centro se encuentra la zona de La Moraleja y El Encinar de los Reyes, una zona tradicionalmente destinada a las altas esferas que tiene rincones e historias que merecen ser conocidas.

 El principal y tradicional  atractivo de estas zonas siempre ha sido el entorno en el que se ubican, donde la naturaleza juega un papel esencial en la composición de las calles y los espacios. Pensadas para ser el paraíso de las grandes fortunas o celebrities de nuestra sociedad todos sus detalles invitan a una visita relajada, un paseo por sus calles y el cantar sereno de los pájaros que revolotean por los árboles. Sin embargo  las zonas colindantes de La Moraleja han ido abriendo las puertas y dejar ver muchos de sus encantos para visitantes desde la capital y desde toda España.

 Zonas, especialmente El Encinar de los Reyes que se están amoldando a los nuevos tiempos y centrando en el alquiler de pisos expatriados internacionales que vienen a Madrid a trabajar de forma temporal y quieren tener su remanso de paz sin alejarse de la ciudad y sus múltiples atractivos.

Origen americano para un entorno cosmopolita

 El Encinar de los Reyes nació como zona residencial para las tropas americanas destinadas a la zona de Torrejón de Ardoz, durante todo este tiempo cuentan los periódicos que esta era una pequeña Norteamérica en el corazón de España con sus sheriff y sus típicos autobuses escolares amarillos.

Tras la cesión definitiva de la base aérea al ejército español por parte del ejército americano, El Encinar vivió una zona convulsa ya que dado su valor había muchos intereses y perspectivas puestas en diferentes proyectos. Solucionados todos los malentendidos El Encinar vivió una época de auge auspiciado por la buena salud de la economía española, sin embargo esta zona tenía sus miras en un entorno más internacional y así se fue constituyendo como tal. Una zona donde los colegios, tiendas, restaurantes y demás sitios de recreo respiran ese aire multicultural que tanto se pretende ahora promocionar.

 Un ejemplo de todo esto es uno de los lugares célebres en la zona, La Cabaña Marconi. Un bonito restaurante de comida escandinava que hace las delicias de sus comensales. Vecinos y visitantes hacen cola para poder degustar sus exóticos platos y su extensa carta de vino. Todo ello en un ambiente mimado al detalle con un interior digno de reportaje de diseño. Sin embargo una de sus mayores cualidades es su techo de cristal así como su terraza donde un plato de deliciosas especialidades suecas sabe mucho mejor.

 cabaña marconi 1

Imágenes de la Cabaña Marconi tomadas desde su página de oficial de Facebook

Anúnciate en Niktoblogs



SOBRE EL AUTOR
Dejar comentario

*